La antena peligrosa que nadie ve, los políticos tampoco ?

 Pegadito a la escuela N° 44 del barrio Juan el Bueno, existe una ante de telefonía celular aparentemente de  varias empresas aunque seria la principal "Personal".

La misma esta instalada en medio de un  barrio de monoblok con miles de familias además de estar como se ve  junto al la citada escuela.     

 

Como es costumbre en este distrito el  intendente  firma factibilidades sin que la gente sepa si lo que firma el funcionario la perjudica o la beneficia. Demás esta decir que la instalación  de estas antenas según estudios relativos a estas dan cuenta que son nocivas para la salud.

es lamentable ver seudos políticos juntando firmas para  la no instalación de una alcaldía y que no vean que en medio de un barrio  donde  quisieran que los votaran la gente esta expuesta a una enfermedad a raíz de una antena de celulares, eso muestra a las claras que estos "políticos de pacotilla" no recorren los barrios, o lo que es peor no les interesa la gente, descontamos que al intendente tampoco, pues es el quien firmo la factibilidad de la obra.

Aqui le  brindamos esta nota a los politicos que quieren ser y no saben hacer politica para que se interesen por esto y elaboren algun proyecto para la gente.

                                                                   Informe y estudios

ACTUALIZACION Radiación de Antenas de Telefonía Móvil y Salud

Había poca información científica sobre los efectos biológicos y sobre la salud humana de la exposición a la radiación que emiten las antenas base de telefonía móvil, pero ahora hay muchísima información recientemente publicada en journals internacionales que confirman el daño a la salud y la necesidad de alejar las antenas de las zonas pobladas, que aquí ponemos a disposición de los miembros de nuestra Red y de la población en general.

Para ver el informe en pdf o imprimir haga click aquí:[download id=»131″]

Radiación de Radio Frecuencia

Las estaciones base de telefonía móvil, también llamadas antenas de celular, emiten Radiación de Radio Frecuencia (RRF) que son ondas electromagnéticas de energía generadas por sus trasmisores, emiten partículas de energía que son capaces de viajar a través del espacio, tienen una baja frecuencia de onda (3Hz a 30 GHz) y son radiaciones no ionizantes, esto significa que no desplazan electrones de átomos o moléculas. Las antenas en cuestión generan campos electromagnéticos que van decreciendo en su poder a medida que nos alejamos de ellas.

Los humanos y el resto de las formas de vida del planeta hemos podido prosperar a través del tiempo sobre una superficie terrestre sometida a radiación electromagnética (incluso ionizante), en ese camino desarrollamos mecanismos de protección y de reparación molecular y tisular del daño generado por esta radiación, mecanismos adquiridos para que esta exposición no genere problemas en los individuos y por ende no ocasione riesgos a la supervivencia de la especie.

La exposición está cambiando debido al rápido desarrollo de tecnología que resulta en un aumento de la radiación ambiental. Durante las últimas dos décadas, el número de antenas que emiten RRF en áreas residenciales ha aumentado significativamente y, por lo tanto, se está prestando mucha más atención a sus efectos en la salud humana.

 Radiación de Radio Frecuencia y Salud Humana

         La radiación de RF de suficiente intensidad calienta los tejidos, pero la energía es insuficiente para causar ionización; los efectos “térmicos” son perjudiciales para el normal funcionamiento de las estructuras biológicas, pero se requieren dosis o niveles de exposición muy elevadas (mayores a 2 millones de watts por metro cuadrado), por esta razón la comunidad científica estaba convencida que la radiación utilizada en los sistemas de comunicación era segura para los seres vivos y por ende para la salud humana. Sin embargo, a medida que aumentó el desarrollo de los sistemas de comunicación inalámbricos, los telefonos moviles y la cantidad de antenas instaladas entre las viviendas, se empezaron a multiplicar en todo el mundo los reclamos de los residentes en las cercanías de las antenas refiriendo distinto tipos de síntomas y enfermedades que ellos vinculaban a la presencia de las antenas. En los últimos años tambíen se han multiplicado la publicación en revistas científicas médicas de investigaciones epidemiológicas y en modelos experimentales de laboratorio que demuestran que la RRF a niveles “no térmicos” afecta la salud. Estos niveles de exposición no térmica han resultado en efectos biológicos en humanos, animales y células, incluyendo un mayor riesgo de cáncer1,2.

radiation-4La exposición a la RRF fue clasificada en 2011 como un posible carcinógeno humano, Grupo 2B, por la Agencia Internacional para la Investigación del Cáncer de la Organización Mundial de la Salud, cuando se confirmó un vínculo entre uso de teléfonos móviles (celulares) y tumores cerebrales3. La evidencia del riesgo de cáncer se ha fortalecido desde entonces con más informes epidemiológicos y pruebas de daño genética en modelos experimentales como en personas expuestas a las antenas.

Efectos sobre las personas

         Para las personas que viven cerca de estaciones base de telefonía móvil, se han observado efectos en neurotransmisores, linfocitos de sangre periférica con daño en el ADN, niveles de antioxidantes más bajos, disminución de la secreción salival, síntomas neuro-conductuales adversos y una mayor incidencia de cáncer. Las personas que residen cerca de las estaciones base de teléfonos móviles se han quejado más a menudo de trastornos del sueño, dolores de cabeza, mareos, irritabilidad, dificultades de concentración e hipertensión. Las exposiciones a la radiación de radiofrecuencia estaban todas por debajo de los niveles de referencia establecidas por las autoridades que considera solo los efectos térmicos de la RRF, pero estos daños fueron causados por los efectos no térmicos de esta radiación que son ignorados1.

VOLVER