Berazategui :Desesperada búsqueda de un expolicía

Encontraron sus zapatillas y el DNI en el Parque Pereyra Iraola, Andrés Ezequiel Aguirre tiene 32 años. Fue visto por última vez el miércoles 22 de septiembre cuando salió de su casa en bicicleta.

El tiempo pasa y la angustia crece. Un exoficial de la Bonaerense de 32 años lleva ocho días desaparecido y su familia vive horas de incertidumbre y temor ante la falta de novedades.

Andrés Ezequiel Aguirre fue visto por última vez en la ciudad de La Plata el miércoles 22 de septiembre pasado. Según recuerdan sus familiares, ese día salió en bicicleta de su casa cerca de las 19 horas. Llevaba puesto un jean azul oscuro, un buzo del mismo tono con una estampa color celeste, una campera con capucha negra y una mochila en la espalda. Nunca más regresó.

Una semana después, Esteban, uno de los dos hermanos que tiene el expolicía, recibió un llamado. «Una familia me contó el miércoles pasado que había encontrado algunas pertenencias en el Parque Pereyra Iraola que podrían pertenecer a mi hermano. Eran las zapatillas Adidas blancas con tiras verdes que usaba Andrés», cuenta el joven a la prensa

Este jueves a las 5 de la madrugada, acompañado de su papá y dos amigos más, decidió iniciar un rastrillaje particular por el Parque Pereyra Iraola, al que horas después se sumaron efectivos de la Policía de Buenos Aires.

«Como a una hora de caminar encontré varias pertenencias de mi hermano», señaló Esteban. Entre otras cosas, halló el DNI de Andrés, un tarjetero con fotos carnet, una imagen religiosa y un almanaque. «A esa hora no había ningún policía. Estábamos solo nosotros», apuntó.

Cerca del mediodía llegaron algunos efectivos y se sumaron a la búsqueda, aunque el mal clima los obligó a retirarse. «Caminé por todos lados hasta que se puso feo el día. Ya no se podía ver bien y volví al lugar donde habíamos salido con mis amigos y mi papá. Estaban dos patrulleros y dos oficiales que se fueron ni bien llegamos», agregó el hermano de Andrés.


Esteban recordó que el miércoles 22 de septiembre pasado, cuando Andrés salió de su casa en la localidad de Ringuelet, se fue «sin decir nada», pero enseguida aclaró que «estaba deprimido porque no conseguía trabajo».

«Estaba mal. Había perdido a un compañero en la fuerza y eso lo había afectado muchísimo», señaló a este sitio. En el año 2016, Andrés solicitó la baja de la Policía de Buenos Aires. Prestaba servicio en la Delegación policial de San Fernando Tigre. Nunca más pudo volver a conseguir trabajo.

Los familiares de Andrés, que radicaron la denuncia por averiguación de paradero, también pidieron que ante cualquier información se comuniquen a los teléfonos 221 552-5497 (Esteban), 221 552-5861 (Mari) y 221 304-5189 (Jonathan).
 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.